1573 - 1579 PRIMERA ESTANCIA EN SICILIA - PATERNÒ

Matrimonio y salida de España

El 5 de junio 1573 el 26 de mayo 1573 la noble Sofonisba Anguissola de Cremona, ilustre Dama de Honor de la Reina de España, famosa pintora, casi en la cuarentena, gracias a la intervención directa de Felipe II, se casaba por poderes en el Alcázar de Madrid, more Graecorum* con Fabrizio Moncada gobernador de Paternò.

[*A pesar de que en Sicilia era costumbre el matrimonio "latino" en el que los bienes de los cónyuges se juntan en un único patrimonio, el acuerdo matrimonial de Sofonisba se realiza "a la manera griega" donde los bienes de la esposa, es decir la dote, no se integra en el patrimonio familiar, por lo que el marido no puede disponer de ellos sin el consentimiento de la esposa.]

El rey le proporciona una dote generosa: 12.000 escudos, una renta anual de 1.000 ducados sobre la aduana de Palermo y otros 6.000 en metálico y numerosos presentes (joyas, telas). La salida de España de la pintora no significó una ruptura de los vínculos que había establecido, sobre todo, con las hijas del Rey Prudente, como tendremos ocasión de ver.

El marido y su familia

Fabrizio Moncada Pignatelli Carafa, era un caballero de cultura refinada, aficionado a la pintura y autor de rimas poéticas, coetáneo de Sofonisba, era el segundo hijo de Francisco Moncada, primer príncipe de Paternò de ilustre familia de origen catalán. Su hermano mayor César, Príncipe de Paternò, muere prematuramente en 1571 dejando viuda y un hijo.

Fabrizio, el marido de Sofonisba  ejerce el gobierno del principado en nombre de su cuñada Luisa de Luna a quien correspondía tal función como tutora de su hijo Francisco, futuro heredero del principado, hasta que éste fuera mayor de edad.

No se conoce imagen alguna de Fabrizio pero si se conservan grabados de sus familiares más directos pertenecientes a la línea hereditaria, su hermano mayor, Cesar y su sobrino Francisco, que nos pueden dar una idea del aspecto general que podría tener el marido de Sofonisba.

Cesar y Francisco Moncada, hermano y sobrino de Fabrizio - Grabados de Lengueglia

En la ciudad de Paternò en la costa este siciliana, capital del principado comienza la estancia en la isla de la artista cremonesa que cambia la corte española por la de los Moncada formada entonces por los feudos de Paternò, Caltanissetta y Palermo. La pareja se instala en la casa-palacio de los Moncada en Paternò desde donde Fabrizio ejercía el gobierno, aunque viajaba con frecuencia a Palermo, sede de la corte virreinal.  

Situación actual (2010) del Palacio Moncada en Paternò (Sicilia)


Su cuñada Luisa Luna de Vega, hija de Pedro Luna, conde de Bivona, se había casado en 1568 con Cesar Moncada I Príncipe de Paternò y conde de Caltanissetta con quien tuvo un único hijo, Francisco (1569-1595).

La fototeca del Patrimonio Histórico guarda una imagen que identifica como Luisa Moncada que bien pudiera ser el retrato de Luisa de Luna, si tenemos en cuenta su apellido de casada y si nos atenemos a las características de su ropa y peinado que se corresponden con la moda de finales del XVI. 
Luisa Moncada Arch. Moreno Fototeca IPCE

Luisa de Luna, conocida como Aloisia, es recordada en la historia siciliana por el impulso cultural y artístico que imprimió a su gobierno al que no fue ajena la presencia de su cuñada la ilustre dama pintora Sofonisba Anguissola que era un elemento sobresaliente de la élite social y cultural de la isla.

En 1577 Luisa de Luna decide casarse por segunda vez con Antonio de Aragón y Cardona, 4º duque de Montalto, también viudo y con dos hijas. De acuerdo con la ley, este segundo matrimonio siendo todavía menor de edad su hijo Francisco, debería despojarla de su derecho a la tutoría del heredero y por tanto al gobierno del principado*, que debería pasar a su cuñado Fabrizio, siguiente en la línea de sucesión. Pero Luisa no cede sus derechos y además refuerza su poder con la anexión de los títulos de su marido, pasando de cuatro a trece los estados gobernados por los Moncada-Montalto.

[*De acuerdo con la norma consuetudinaria siciliana, la mujer puede hacerse cargo de los bienes de la familia en caso de viudez, convirtiéndose en tutora de sus hijos y administra los bienes del cónyuge fallecido a la espera de su mayoría de edad, con la condición de no contraer un segundo matrimonio.] 

Es posible que este hecho fuera la causa del viaje que Fabrizio Moncada decida emprender rumbo a la corte española, para hacer valer sus derechos dinásticos sin tener que enfrentarse directamente a la poderosa pareja. 
Medalla de Francisco Moncada Principe de Paternò y Duque de Montalto a los 16 años-1585- Atribuida a Pompeo Leoni
D·FRAN·DMONCADA·PRINC·PATERNIONIS·DVX·MONTIS·ALTI·AET·XVI 1585 

EL NAUFRAGIO

Pero el barco en que viaja Fabrizio es atacado por piratas frente a la costa de Capri en un episodio con ciertos tintes oscuros en relación con la muerte del Moncada, prácticamente el único noble que muere en el ataque. La historia la conocemos gracias a un espontáneo narrador, el capitán Baltasar Gago, que escribe una carta al virrey de Sicilia, Marco Antonio Colona, contando los hechos. En ella se queja de la mala organización de la galera y de la pasividad a la hora de repeler el ataque de los piratas:

"…Fui allá y hallé el espolón lleno de gente que se echaba a la mar. La cual estaba ya cuajada de hombres que nadaban procurando salvarse, porque ya la galera estaba encallada en un escollo. Y de ella a tierra había un golfillo algo hondo, adonde -- según me parece-- se ahogó don Fabricio de Moncada, y otros. Por el cual miedo otros dejaron de echarse a la mar y se volvieron a la galera, teniendo por mejor ser esclavos, como lo fueron".

(AGS - Valladolid, Sección de Estado, legajo 1148, doc.43. Publicada por E. Sola Castaño de la Universidad de Alcalá - www.archivodelafrontera.com).

Después de solo cinco años de casada, Sofonisba queda viuda y de nuevo sola y con necesidad de ayuda para poder recuperar su dote que el marido había ido comprometiendo en diversos negocios. A pesar de que ella ha demostrado una gran capacidad para valerse por sí misma, necesita la presencia de un hombre de su familia que pueda representarla y hacer valer sus derechos. 

Su hermano Asdrúbal no duda en realizar el papel que le corresponde, después de hacer testamento a causa de la peligrosidad de tal desplazamiento, en noviembre del mismo año se dirige a la ciudad de Paternò para salvaguardar los intereses económicos familiares que pudieran estar en riesgo. A partir de su llegada recibe por parte de Sofonisba plenos poderes para actuar en su nombre como procurador y va a desplegar una actividad jurídica y diplomática que no terminará hasta haber cumplido con su misión. 

Hasta hace poco tiempo teníamos poca información sobre este periodo siciliano, que prácticamente se reducía a la petición que ella le hace a su hermano Asdrubal de que como cabeza de la familia Anguissola, vaya a ocuparse de los asuntos de su dote y herencia para poder salir de Sicilia y volver a Cremona. pero en los últimos años han ido apareciendo documentos que nos han permitido reconstruir en parte su vida en la isla y la salida de ella.

En 2013, Anna Maria Iozzia directora del Archivo di Stato de Catania presentó veinticinco documentos notariales que nos aportan noticias relativas a Sofonisba y atestiguan su presencia en Paternò hasta un año después de la desaparición del marido, en abril de 1578.

A través de estos documentos se deducen algunos aspectos de la vida pública y privada de la pintora, siendo de particular interés dos de ellos, uno del 25 de junio de 1579 que ha permitido atribuir a Sofonisba, sin ningún género de dudas, la pintura que representa a la Madonna dell'Itria que se encuentra en la iglesia de Sta. Mª de la Annunziata en Paternò  y otro del 26 de julio del mismo año que nos ha permitido constatar la actividad pública de la pintora, ya que consiste en el pago de 210 onzas realizado por su cuñada Luisa en concepto de gratificación por el tiempo en que ha ocupado el cargo de gobernadora del principado.

Todo ello nos permite poder asegurar que durante esta etapa Sofonisba mantuvo una intensa vida social, incluso su preparación le permite ejercer el gobierno del principado en sustitución de su marido, tal como se desprende del segundo documento mencionado.

Su actividad en la pintura. La Madonna dell'Itria

Una de las cosas que hemos podido saber de ella a través de los documentos mencionados es que continuó pintando, aunque muchas de sus obras hayan podido quedar en el anonimato o bien perderse, pues el caso es que, a día de hoy, son pocas son las obras de este periodo que están documentadas.

En los últimos años se ha venido realizando una búsqueda que ha ido dando sus frutos. El médico y coleccionista siciliano, Alfio Nicotra, ha seguido durante años el rastro de diversas obras que considera de la pintora. Los resultados de estas investigaciones fueron presentados al público en Palermo, en 2008 Maria Kusche, invitada especialmente a la presentación de las atribuciones, tras analizar las propuestas consideró que al menos cuatro de ellas, entre las que por supuesto se encontraba la Madonna dell'Itria, presentaban un alto grado de verosimilitud. Las reflexiones de la especialista sobre estas atribuciones fueron recogidas en un artículo publicado en 2009 (AEA, LXXXII, 327, pp. 285-316).

La obra principal y más segura de este periodo es la Madonna dell'Itria, que se conserva en la elegante iglesia del siglo XVII de SS. Annunziata de un antiguo monasterio benedictino . Se trata de un gran óleo sobre tabla que se encuentra situado en el lateral izquierdo del atrio de la iglesia.

Madonna dell'Itria, Iglesia SS. Annunziata. Paternò 

Lo que ahora sabemos por los documentos del Archivo de Catania es que antes de dejar definitivamente Paternò, en 1579, Sofonisba dona a los Padres Franciscanos Conventuales de la ciudad, sta pintura de la Madonna de Itria que representa a la Virgen con el niño en brazos. Aparece sentada sobre una gran caja de madera que llevan a hombros dos monjes ancianos ayudados por dos ángeles, ante un grupo de prelados y otras figuras a la derecha que se arrodillan al paso de la virgen.

El documento de donación además de la descripción del cuadro contiene instrucciones precisas sobre el lugar en que debía colocarse ante el altar de la capilla que conservaba las sepulturas de los parientes de su marido. La transcripción completa del documento realizada por la directora del archivo, nos ha permitido comprender con exactitud los términos de la donación, modificando el contenido de una primera lectura apresurada que había hecho pensar que la obra había sido realizada tras la muerte de su marido y que la caja en la que se sienta la virgen, representaría la de su sepultura. 

En el documento puede leerse que Sofonisba, viuda de Fabrizio Moncada, dona un "Cuadro de la imagen de la gloriosísima virgen madre María bajo el título de Itria realizado sobre tabla por la propia señora donante y el que fuera señor don Fabricio su esposo"  ("quatro Imaginis gloriosissime virginis matris Marie sub titulo de Itria constructum et factum en tabula per eandem dominam donatricem et dittum quondam dominum don Fabricium eius virum")

La transcripción de la Doctora Iozzia nos ha permitido conocer no sólo que el cuadro había sido pintado en vida de Fabrizio Moncada sino que él mismo había participado en su ejecución, aunque no podamos conocer en qué aspectos se produjo dicha colaboración. 

El documento estipula la celebración de una misa semanal y dos misas solemnes al año, en las fechas de nacimiento y muerte del difunto Fabrizio Moncada; además informa de la devoción de la familia Moncada a la Madonna dell'Itria, lo que explicaría la elección del tema. 

El hecho de que la Virgen vaya sentada sobre una caja llevada por dos monjes, por tanto, no guarda relación con la muerte de Fabrizio sino que es la forma en que se suele representar esta imagen en la isla de Sicilia. Cuenta la tradición que durante el asedio de Constantinopla por los sarracenos (año 718) dos monjes de San Basilio después de haber colocado la  imagen conocida como la Virgen Odigitria sobre una caja la llevaron hasta el mar, la colocaron frente a la flota enemiga y se pusieron a rezar, cuando de repente el mar se agitó y la flota sarracena fue dispersada. A su vuelta a Sicilia los soldados encargaron una pintura en memoria de tal prodigio, colocando a la virgen sobre la caja llevada por los monjes, tal como habían presenciado. En la isla este culto se difundió rápidamente, abreviando su denominación de Odigitria a Itria, convirtiéndose en uno de los  cultos marianos más característicos y populares de la isla.

Diversas imágenes devocionales de la Madonna dell'Itria de iglesias sicilianas

En la actualidad la Madonna dell'Itria de Sofonisba Anguissola se conserva en una elegante iglesia del siglo XVII perteneciente al antiguo monasterio benedictino de SS. Annunziata en Paternò (Catania). 
Iglesia  L'Annunziata - Paternò

Su ubicación inicial recogida en el documento de donación, era el convento de San Francisco del que en la actualidad tan solo queda la iglesia muy reconstruida.

Estado actual de la Iglesia del antiguo convento de San Francisco

Sofonisba decide volver a casa

Prácticamente había transcurrido un año desde la muerte de su marido cuando, tras poner al día todos sus asuntos y ultimar las gestiones relativas a la recuperación de su dote, Sofonisba decide volver con su hermano Asdrúbal a Cremona, al hogar familiar del que faltaba desde hacía ya veinte años, donde aún vivía su madre.

El viaje de vuelta no estará exento de emociones para la pintora a quien el amor todavía reservaba una sorpresa inesperada. Sensible a las atenciones que le prodiga el capitán de la galera "Patrona", al que probablemente había conocido en los preparativos del viaje, Sofonisba se enamora de él durante el trayecto y deciden contraer matrimonio. 



Pero esta historia constituye el inicio de un nuevo periodo en la vida de la pintora que va a desarrollarse principalmente en Génova que constituirá el cuarto y último capítulo de su larga vida.


     




No hay comentarios:

Publicar un comentario